"mejorar la experiencia del usuario"

Ejemplos

Por ejemplo, las cookies nos permiten analizar cómo interaccionan los usuarios con nuestros servicios. Ese análisis puede revelar, por ejemplo, que los usuarios deben realizar demasiados pasos para activar una función que se utiliza frecuentemente o puede permitirnos comparar soluciones de diseño por la facilidad de su uso. Después podemos utilizar esa información para optimizar nuestros servicios.